NOVEDADES EN MATERIA DE VIVIENDA Y ALQUILER. MODIFICACIÓN DE LA LEY DE ARRENDAMIENTOS URBANOS

Con fecha de 19 de Diciembre de 2.018 han entrado en vigor las nuevas medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, en virtud del REAL DECRETO LEY 21/2018, de 14 de Diciembre, publicado en el BOE del pasado día 18.

El mencionado Real Decreto-Ley adopta una serie de medidas urgentes con objeto de mejorar el marco normativo para dotar al arrendatario de una vivienda que utiliza como residencia habitual de una posición digna y superar la actual, que no responde a las condiciones mínimas de estabilidad y seguridad con las que se debe dotar al inquilino de una vivienda en posesión de justo título.

Esta reciente norma que acaba de entrar en vigor es muy significativa ya que modifica aspectos de la Ley Reguladora de Haciendas locales, de la Ley de enjuiciamiento civil, de la Ley de arrendamientos urbanos y de la Ley de Propiedad Horizontal, así como diversa normativa de índole fiscal.

 

En cuanto a las  modificaciones esenciales en materia de arrendamientos, que es el principal objeto de análisis en este artículo, destaca la exclusión  de arrendamientos de vivienda de gran superficie o valor del imperativo legal de tener que regirse por lo dispuesto para el arrendamiento de viviendas, que pasan a regirse por la voluntad de las partes o supletoriamente por lo dispuesto para uso distinto al de vivienda.

Respecto a la duración del contrato se establece el mínimo de cinco años, o de siete años si el arrendador fuese persona jurídica. Si llegado el día del vencimiento del contrato no se hubiera consumido este plazo mínimo, este se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de cinco años, o por tres años si el arrendador fuese persona jurídica, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de las prórrogas, su voluntad de no renovarlo.

Durante la vigencia del contrato, ahora la revisión de la renta corresponderá al arrendador o el arrendatario solo en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato y en los términos pactados por las partes. En defecto de pacto expreso, no se aplicará revisión alguna de la renta a los contratos.

La realización por el arrendador de obras de mejora, transcurridos cinco años de duración del contrato, o siete años si el arrendador fuese persona jurídica, le dará derecho, salvo pacto en contrario, a elevar la renta anual en la cuantía que resulte de aplicar al capital invertido en la mejora.

En cuanto a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, tributos, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualizan y que correspondan a la vivienda arrendada o a sus accesorios, las partes podrán pactar que sean a cargo del arrendatario. Tales gastos serán los que correspondan a la finca arrendada en función de su cuota de participación o por superficie, según esté o no en régimen de propiedad horizontal, pero para su validez, este pacto deberá constar por escrito y determinar el importe anual de dichos gastos a la fecha del contrato. El pacto que se refiera a tributos no afectará a la Administración.

Podemos asesorarle como arrendador o arrendatario de una vivienda.  Conozca sus derechos antes de alquilar su vivienda. Como inquilino debe también conocer las novedades que modifican la Ley de arrendamientos urbanos.

Puede pedirnos cita a través de la pestaña desplegable en la página de contacto de la web http://www.abogadosquevedo.es o telefónicamente llamando al 914454631. Antes de que se devengue cantidad alguna por cuenta de nuestros honorarios le presupuestaremos nuestra intervención.

Estamos especializados en ARRENDAMIENTOS Y DESAHUCIOS, RECLAMACIÓN DE CLÁUSULAS ABUSIVAS, RECLAMACIONES BANCARIAS, DEUDAS E IMPAGOS, RECOBRO DE DEUDAS A MOROSOS, REQUERIMIENTOS JUDICIALES Y EXTRAJUDICIALES, PLANTEAMIENTO DE CALENDARIO DE PAGOS Y ACUERDOS.

No hay comentarios

Agregar comentario