Archivo de la etiqueta: código civil

Revocación de donaciones: el maltrato como causa de ingratitud

Mediante reciente Sentencia el Tribunal Supremo ha fijado como doctrina jurisprudencial que el maltrato, de obra o psicológico, por parte del donatario hacia el donante, queda calificado como un hecho integrado en la causa de ingratitud contemplada en el artículo 648.1 del Código Civil (Sentencia nº 422/2015 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 20 de Julio de 2015).

La Sentencia cita otras, como la STS de 18 de diciembre de 2012, nº 747/2012, que ya han destacado la interpretación flexible que cabe realizar de este precepto tanto respecto a la falta de precisión técnica con la que se refiere al concepto de delito y a los concretos derechos o bienes protegidos (“persona, honra y otros bienes”). El precepto debe interpretarse, en sentido laxo, con relación a todo posible delito por el que pudiera resultar ofendido el donante en su gratitud, como a la innecesariedad que, a tales efectos, se haya producido previamente una sentencia penal condenatoria, ni tan siquiera que el procedimiento penal se haya iniciado; bastando la existencia de una conducta del donatario socialmente reprobable, que revistiendo caracteres delictivos, aunque no estén formalmente declarados como tales, resulte ofensiva para el donante, y concluye que, de acuerdo con los criterios interpretativos de la realidad social del momento de aplicación de la norma y su propia finalidad, el maltrato de obra o psicológico realizado por el donatario debe quedar reflejado como un hecho integrado en la causa de ingratitud del artículo 648.1 del Código Civil.

En efecto, en el marco interpretativo expuesto, no cabe duda de que en la actualidad el maltrato de obra o psicológico del donatario, como conducta socialmente reprobable, reviste o proyecta caracteres delictivos que resultan necesariamente ofensivos para el donante. Del mismo modo que su comisión atenta a los más elementales deberes de consideración y gratitud hacia el donante, dotando de fundamento a la revocación de la donación por ingratitud como sanción impuesta a los donatarios que infringen dicho deber básico de consideración hacia el donante. Todo ello como base jurídica para revocar una donación, tras acreditarse plenamente conforme a las pruebas practicadas el maltrato llevado a cabo por parte de la donataria respecto a los donantes, agravado por su relación filial y exteriorizado en diversos episodios de trato despectivo y humillante que culminaron en una bofetada a su padre y en insultos e injurias graves a su madre.

Si entiende que ha sufrido en su persona malos tratos tras una donación o conoce a alguien que pueda estar en esa situación nuestra recomendación es que inste la revocación de la misma por causa de ingratitud. Cada vez existen más armas legales  para luchar contra el maltrato. Tras la Sentencia comentada podemos lograr la revocación de una donación, apoyándonos también la jurisprudencia, y con las más altas probabilidades de que los tribunales nos den la razón, siempre y cuando el maltrato se pueda demostrar, e incluso aunque no haya una condena penal previa. Aunque no lo dice la Sentencia, entendemos que el maltrato como  causa de ingratitud sería aplicable asimismo a los casos de violencia de género.

Para más información o solicitar un estudio detallado de su caso particular, contacte con nosotros a través de los datos que facilitamos en nuestra web.


Debido a la gran cantidad de consultas recibidas sobre herencias abrimos la nueva web www.consultasdeherencia.es que estará vinculada con www.abogadosquevedo.es respecto a la materia sucesoria. Esperamos que sea de vuestro interés.

 

Se reduce de 15 a 5 años el plazo general establecido para la prescripción de las acciones personales

Se ha publicado en el BOE la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, y entre sus cambios más significativos hay que destacar el que afecta al régimen de prescripción del Código Civil por el que se reduce de 15 a 5 años el plazo general establecido para la prescripción de las acciones personales.

Esta reforma, que entró en vigor el día 7 de octubre, siguiente al de su publicación en el BOE, supone la primera actualización del régimen de prescripción contenida en nuestro Código Civil y que había permanecido inalterable desde su publicación, por lo que es un asunto de una gran importancia en la vida jurídica y económica de los ciudadanos.

Según la norma se modifica el artículo 1.964 que establece ahora que “Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación. En las obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comenzará cada vez que se incumplan”.

Son numerosas las relaciones jurídicas que se verán afectadas por este cambio como por ejemplo: Cualquier obligación legal que no tenga un plazo especial de prescripción extintiva, acciones derivadas del defectuoso cumplimiento de un contrato, la acción de resolución del contrato por incumplimiento, acciones en virtud de las obligaciones que surjan de la celebración de un contrato de compraventa, la acción de un comunero contra la comunidad de propietarios en reclamación de daños, etcétera.

En cuanto al régimen transitorio, se permite la aplicación a las acciones personales nacidas antes de la entrada en vigor de esta Ley, pero si desde que fuere puesto en observancia transcurriese todo el tiempo en él exigido para la prescripción, surtirá esta su efecto, aunque por dichas leyes anteriores se requiriese mayor lapso de tiempo, por lo que según lo anterior parece que, para las relaciones jurídicas nacidas entre el 7-10-2000 y el 7-10-2005 se aplicará plazo anterior de 15 años previsto en el art. 1.964 CC, para las nacidas entre el 7-10-2005 y el 7-10-2015, la prescripción será el 7-10-2020, en cualquier caso; y las relaciones jurídicas nacidas a partir del 7-10-2015 (entrada en vigor de la Ley 42/2015), se aplicará el plazo actual de 5 años previsto en el art. 1.964 CC.

Si tienes alguna deuda que entiendes prescrita o algún derecho que puede prescribir si no lo demandas, si tienes créditos pendientes de pago y no acaban de liquidar, o tienes alguna consulta en materia de prescripción de obligaciones y deudas  en www.abogadosquevedo.es podemos asesorarte.

Pide cita a través de nuestros canales de comunicación.

¿Puedo desheredar a un hijo? ¿y a un padre?

Las normas vigentes en materia sucesoria contemplan la figura de los herederos legítimos, estos son beneficiarios de la herencia cuando no hay un testamento otorgado, pero también contempla la de los herederos forzosos, familiares a los que les corresponde por ley una parte de la herencia (llamada legítima), parte que resulta por tanto indisponible, y ello con independencia de que el causante haya querido o no que lo sean. Según esto, aún en caso de existir testamento en favor de terceros, en principio heredarán y  tendrán derecho a una parte importante del patrimonio del causante estos herederos forzosos o legitimarios, aunque el testador no los haya incluido en el testamento.

No obstante, el Código civil también ha incluido una serie de causas de desheredación, que permiten al testador excluir a un familiar legitimario del derecho de heredar la legítima de sus bienes, lo cual se podrá disponer en casos tasados y que normalmente deberán ser probados por parte de los beneficiarios de dicha exclusión posteriormente.

Como hemos dicho, la desheredación sólo podrá tener lugar por alguna de las causas que expresamente señala la ley y además sólo podrá hacerse en testamento, expresando en él la causa legal en que se funde.

Según esto, son justas causas para desheredar a los hijos y descendientes las siguientes:

1ª) Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda.

2ª) Haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra.

La reciente sentencia del TS, Sala Primera, document-428335__180de lo Civil, 59/2015, de 30 de enero, reitera la doctrina jurisprudencial sentada por la Sentencia de 3 de junio de 2014 (núm. 258/2014 ), que en interpretación del art. 853.2 CC han declarado que el maltrato psicológico puede también considerarse como justa causa para la desheredación.

Además de lo anterior, también son indignos de suceder los siguientes:

1º) Los padres que abandonaren, prostituyeren o corrompieren a sus hijos.

2º) El que fuere condenado en juicio por haber atentado contra la vida del testador, de su cónyuge, descendientes o ascendientes. Si el ofensor fuere heredero forzoso, perderá su derecho a la legítima.

3º) El que hubiese acusado al testador de delito al que la ley señale pena no inferior a la de presidio o prisión mayor, cuando la acusación sea declarada calumniosa.

4º) El heredero mayor de edad que, sabedor de la muerte violenta del testador, no la hubiese denunciado dentro de un mes a la justicia, cuando ésta no hubiera procedido ya de oficio. Cesará esta prohibición en los casos en que, según la ley, no hay la obligación de acusar.

5º) El que, con amenaza, fraude o violencia, obligare al testador a hacer testamento o a cambiarlo.

6º) El que por iguales medios impidiere a otro hacer testamento, o revocar el que tuviese hecho, o suplantare, ocultare o alterare otro posterior.

Aparte de las anteriores causas de desheredación, serán justas causas para desheredar a los padres y ascendientes, las siguientes:

1ª) Haber perdido la patria potestad por las causas expresadas en el art. 170 del Código civil.

2ª) Haber negado los alimentos a sus hijos o descendientes sin motivo legítimo.

3ª) Haber atentado uno de los padres contra la vida del otro, si no hubiere habido entre ellos reconciliación.

Según el art.855  serán justas causas para desheredar al cónyuge, además de las señaladas anteriormente como causas de desheredación por indignidad, las siguientes:

monument-172774__180

1ª) Haber incumplido grave o reiteradamente los deberes conyugales.

2ª) Las que dan lugar a la pérdida de la patria potestad, conforme al art. 170 del Código civil.

3ª) Haber negado alimentos a los hijos o al otro cónyuge.

4ª) Haber atentado contra la vida del cónyuge testador, si no hubiere mediado reconciliación.

Si tienes dudas sobre si eres heredero legítimo, lo que corresponde por ley a tus hijos o a tus padres, si tu esposa o tu marido tiene derecho en la herencia, o quieres que te ayudemos a redactar un testamento, pide cita a través de www.abogadosquevedo.es donde estaremos encantado de atenderte.