Archivo de la etiqueta: pareja

La convivencia con otra pareja puede ser causa de extinción de la pensión compensatoria

Según reciente sentencia del Tribunal Supremo la convivencia con una nueva pareja puede suponer extinción de la pensión compensatoria.

Según el alto tribunal, dado el carácter dispositivo de la pensión compensatoria y que el convenio regulador es un negocio jurídico que, de acuerdo con la autonomía de la voluntad de los afectados, puede contener tanto pactos típicos como atípicos, al no quedar excluida la extinción de la pensión compensatoria en el supuesto de nuevo matrimonio o convivencia marital procede su extinción acreditado el hecho.

En el Recurso ante el Alto Tribunal se recurre el pronunciamiento de la sentencia de apelación que extingue la pensión compensatoria que acordaron los esposos en convenio regulador de separación matrimonial aprobado en sentencia de 21 de septiembre de 2011.

La extinción se produce en el posterior juicio de divorcio instado por don Rodrigo contra doña Noemi, beneficiaria de la pensión, en el que se imputaba a la esposa la convivencia con otra persona.

Lo acordó la sentencia que ahora se recurre, revocando la del juzgado, que no había considerado «plenamente probada a través de la prueba practicada» la convivencia de la demandada con una tercera persona.

Es hecho probado de la sentencia de la Audiencia que «desde el mes de junio de 2014 hasta la actualidad» la Sra. Noemi mantuvo una convivencia con una tercera persona que tiene carácter de “vida marital” a los efectos de la extinción de la pensión compensatoria, de acuerdo con lo establecido en el Art. 101 CC.

Y ello aun cuando se califique los encuentros como esporádicos, porque, se reconoce que, por lo menos los fines de semana viven juntos, se reconocen como novios, actúan socialmente con la apariencia de un matrimonio, sus encuentros se producen también de manera pública, en su vehículo, en la vía pública y en los establecimientos públicos de su residencia».

También señaló la Sentencia como fundamento del fallo que “en ningún caso quedaron excluidos en el convenio regulador para modificar o extinguir la pensión compensatoria, como ocurre en el caso contemplado en la sentencia 134/2014, de 25 de marzo, en el que las partes convinieron una pensión “vitalicia”, salvo nuevo matrimonio o convivencia marital, desechando como posible alteración de las circunstancias el posible crecimiento económico de la esposa, al no venir contemplado en el mismo, teniendo en cuenta el carácter dispositivo de la pensión compensatoria y que el convenio regulador es un negocio jurídico de derecho de familia que, de acuerdo con la autonomía de la voluntad de los afectados, puede contener tanto pactos típicos, como atípicos.

Los profesionales de https://www.abogadosquevedo.es/ podemos asesorarle sobre los pasos a tomar para reclamar la extinción de la pensión compensatoria en caso de divorcio, una pensión de alimentos, negociar el convenio regulador, conseguir la liquidación del régimen económico matrimonial, la guarda y custodia de los hijos menores, las dudas sobre el uso y disfrute de la vivienda habitual, los bienes comunes, y otras materias relacionadas con el derecho de familia.

Ponte en contacto con nosotros a través de los datos de contacto que encontrarás pinchando en este enlace.

¿Puedo demandar a los abuelos el pago de una pensión de alimentos para mi hijo?

El Tribunal Supremo ha ratificado en reciente Sentencia la obligación de los abuelos a abonar una pensión de alimentos para la manutención de los nietos, si no pueden hacerlo los padres.

Al igual que por parte de los abuelos se les puede exigir a los padres el cumplimiento de un régimen de visitas para estar los nietos, en interés del menor, según reciente fallo del Tribunal Supremo los abuelos también tienen obligación de afrontar los gastos que generen sus nietos, ante la insolvencia de los padres, en cumplimiento del deber de abonar una la pensión de alimentos. El Tribunal Supremo ratifica de esta forma la obligación de los abuelos de abonar una pensión de alimentos a la progenitora, titular de la atribución de la guarda y custodia de la menor, para destinarla a la manutención y gastos de la nieta, cuando no había podido conseguirla de su padre.

La madre, pensionista con incapacidad y bajos ingresos, en representación de su hija interpuso demanda contra los abuelos en reclamación de alimentos para la menor, tras haber quedado acreditada la absoluta insolvencia del padre, el cual carece de todo tipo de bienes con los que hacer frente a las necesidades de la hija, teniendo además una enfermedad que le impide incorporarse al mercado laboral.

Solicitaba que se declarase la obligación de los abuelos paternos y maternos de prestar alimentos a su nieta, condenado a los abuelos paternos a que abonen a su nieta una pensión de 345 euros mensualmente, con efectos desde la interposición de la demanda, así como al abono del 75% de los gastos extraordinarios que genere la menor, incluyendo en tal concepto los gastos relativos a clases de música y de apoyo, condenando a los abuelos maternos a que abonen a su nieta una pensión de 115 euros mensualmente, con efectos desde la interposición de la demanda, así como al abono del 25% de los gastos extraordinarios que genere la menor, incluyendo en tal concepto los gastos relativos a clases de música y de apoyo.

Los abuelos maternos demandados se manifestaron conformes con la petición de alimentos realizada por la actora, estimando no obstante que su contribución debe limitarse a 80 ó 90 euros mensuales atendidos sus medios económicos.

Los abuelos paternos demandados negaron la procedencia de la reclamación de alimentos aduciendo la falta de legitimación pasiva de los mismos para prestar alimentos al hallarse obligado preferentemente para prestarlos el padre de la menor, añadiendo que en cualquier caso carecen de los medios económicos para prestarlos al estar ya prestando alimentos a tres de sus hijos, dos de los cuales residen en su domicilio y la tercera en un piso de su propiedad acudiendo a recibir manutención diariamente, solicitando por ello la desestimación de la demanda.

La sentencia de primera instancia estimó parcialmente la demanda, y contra dicha resolución se interpuso recurso de apelación por la parte demandante, de forma que la Audiencia condenó a los demandados a que abonen las pensiones fijadas en la sentencia recurrida desde la fecha de interposición de la demanda, confirmando la sentencia de primera instancia en cuanto a los demás extremos.

El Tribunal Supremo admite el recurso por interés casacional, admitiendo el interés del menor por encima de cualquier otra cuestión y ratifica la Sentencia de la Audiencia provincial, si bien manifiesta que en ocasiones procederán los gastos extraordinarios si tienen relación con los conceptos recogidos en el art. 142 del C. Civil, a los que antes hicimos referencia (sustento, habitación, vestido y asistencia médica) y sobre los gastos extraordinarios y su conceptuación.

La recurrente cita dentro de la jurisprudencia, sentencias que hacen referencia las relaciones padre hijos, y no a las de los abuelos, por lo que no puede mantenerse la existencia de interés casacional por infracción de doctrina jurisprudencial, indicando que la norma aplicable entre ascendientes (abuelos) y descendientes (nietos) es el art. 143 del Código Civil.

En conclusión, los abuelos tienen obligación de afrontar los gastos que generen sus nietos, ante la insolvencia de los padres, de acuerdo con lo establecido en el art. 142 del C. Civil y con respeto estricto del principio de proporcionalidad (arts. 145 y 146 C. Civil).

Los profesionales de www.abogadosquevedo.es podemos asesorarte sobre los pasos a tomar para reclamación la pensión de alimentos, la pensión compensatoria en caso de divorcio, el convenio regulador, la liquidación del régimen económico matrimonial, la guarda y custodia de los hijos menores, sobre el uso y disfrute de los bienes comunes, y otras materias relacionadas con el derecho de familia.

Ponte en contacto con nosotros a través de los datos de contacto que encontrarás pinchando en este enlace.

El divorcio tras la vuelta de las vacaciones

En espera de las estadísticas de 2.015 que saldrán publicadas en breve, dado que este fenómeno se repite año tras año, y por encontrarnos en época estival, trataremos el tema del divorcio a la vuelta de las vacaciones, y nos hacemos eco de  un artículo publicado por Carolina García el 25 de Julio de 2014 en la web WWW.ELPAIS.COM bajo el título “Pautas para que el verano no acabe en divorcio”, cuyo contenido analizamos en esta entrada.

Según este artículo no muchas relaciones superan la convivencia de la pareja durante las 24 horas del día, motivo por el que a la vuelta de vacaciones se produce un repunte en el número de consultas y planteamientos de divorcios, hecho que podemos corroborar según nuestra experiencia profesional.

De hecho en época estival es cuando se registran más rupturas –el 28% del total, según datos de septiembre de 2013, del Instituto Nacional de Estadística (INE)–, superando incluso los índices de divorcios producidos tras la Navidad y la Semana Santa.

El mayor número de divorcios tuvo lugar entre parejas con edades comprendidas entre los 40 y 49 años, habiendo aumentado los índices de ruptura conyugal durante el año 2014 en un 5,6%, llegando a sobre pasar los 100.000 divorcios en ese año.

justice-626461__180El divorcio se legalizó en España en 1981 y somos el tercer país con más separaciones legales de la Unión Europea; Aunque también es verdad que somos los que más tiempo permanecemos casados antes de dicha separación, más de 15 años de media, según el INE.

Pero para comprender el fenómeno del divorcio postvacacional debemos tener presente que las vacaciones significan dejar de lado las costumbres del día a día, la rutina, y nos obliga a pasar más tiempo en pareja y con los hijos.  Si durante el invierno las parejas llevan vidas rutinarias y generalmente por separado, al llegar el verano y las vacaciones pasan más tiempo juntos, por lo que las fricciones, las discusiones y los conflictos se disparan. Tenemos que reaprender a vivir juntos y, a veces, el roce no hace precisamente el cariño.

pair-707506_1920Además hay que añadir el hándicap de las nuevas obligaciones y la tensión generada por el cuidado de los hijos, ya que estos también están de vacaciones, a lo que se puede adicionar la estancia con la familia política, con la que generalmente se coincide en una segunda residencia familiar. El aumento de la tensión en la pareja y los desencuentros genera un nuevo período de estrés tras el cual la balanza puede inclinarse hacia la decisión de divorciarse.

Las pautas para que el amor sobreviva al verano, según el artículo mencionado, son las siguientes:

  1. La planificación. Tener claro lo que vamos a hacer durante las vacaciones es una buena herramienta de control. Sobre todo para evitar discusiones tan comunes como a qué hora levantarse, qué comer o cuándo ir a la playa.
  2. Reparto de tareas. Es la mejor forma de saber qué tiene que hacer quién y evitar el conflicto.
  3. Generosidad. Comunicación positiva a la hora de ceder. Entender los gustos de cada uno e intentar complacerse mutuamente. Por ejemplo: “Un trato: hoy vamos a ver el fútbol al irlandés y mañana con los niños a la playa”.
  4. Dedicarse tiempo. Aunque se viaje con hijos. Es importante sentir que aún se es parte de un todo. “Lo mejor es hacer actividades juntos y alternarlas con tiempos para cada uno”, propone Martínez. Por ejemplo, hacer una escapada juntos o reservarse un rato al día pueden ser buenos métodos. Propóngase hacer estas actividades vivas e intensas.
  5. Diálogo. Crear entornos de afecto, de escucha activa y en los que se puede hablar sin prejuicios.
  6. Disfrutar de las vacaciones. Sobre todo hay que recordar que el verano está para descansar y no para discutir.

Esperamos que toméis nota y sepáis de ahora en adelante aprovechar el período vacacional para descansar y disfrutar de la pareja.

woman-1006100_1920

En otro caso podemos asesorarte sobre los pasos a tomar para plantear el divorcio, desde el cese de la convivencia, hasta la extinción del matrimonio incluso con liquidación del régimen económico matrimonial, incluyendo cuestiones relacionadas con el domicilio, guarda y custodia de los hijos menores a cargo del padre o de la madre, reclamación de la pensión compensatoria o de alimentos, uso y disfrute de los bienes comunes, etcétera.

divorce-619195_1920Ponte en contacto con nosotros a través de los siguientes datos de contacto que encontrarás pinchando en este enlace.